Tras 15 meses de lucha, los trabajadores y los usuarios de la Sanidad Pública Madrileña celebramos hoy 28 de enero de 2014 la retirada del plan de privatización y la dimisión del Consejero de Sanidad Javier Fernández-Lasquetty. La alegría que nos embarga por conseguir lo que aquel 31 de octubre de 2012 parecía una quimera, tiene que durar lo estrictamente necesario para festejar el triunfo de un movimiento de trabajadores y ciudadanos que marca un hito en la historia de las movilizaciones ciudadanas contra un poder político y económico que pretende acabar con el derecho más preciado, el derecho a una Sanidad Pública de Calidad y Universal.

Durante más de un año, decenas de organizaciones sindicales, profesionales y vecinales, con diferentes criterios pero coordinados en una meta común, hemos defendido con uñas y dientes nuestra Sanidad Pública, mientras asistíamos a los intentos de desmantelar un sistema que era referencia transnacional por calidad y por efectividad. Un sistema que, como todo en esta vida, necesita continuas mejoras y reformas, pero nunca su transformación en otro en el que “el dinero siga al paciente”, en el que los criterios económicos se antepongan a las necesidades sanitarias de la población.

FESITESS Madrid se siente muy orgulloso de haber trabajado junto a Muchas organizaciones con las que hemos compartido escenario, propuestas y actuaciones desde la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MEDSAP) y seguiremos participando y formando parte de ella porque se ha demostrado con resultados tangibles que la unión no solo hace la fuerza, sino que la potencia hasta satisfacer las metas marcadas.

Como profesionales y defensores de la Sanidad Pública Madrileña hemos tenido que soportar el insulto, la difamación y la mentira constante de aquellos que se supone que están donde están para gestionar y defender su bien más preciado, los Servicios Públicos y a los Profesionales y Trabajadores de la Sanidad que han hecho que exista, se sustente y que funcione. No olvidamos, pero avanzamos por encima de sus falacias hasta la victoria final en defensa de un Sistema Sanitario Público, Universal, de Calidad, Integral, Equitativo y Solidario.

Sí, la Marea Blanca ha sido todo un ejemplo. Y la mejor demostración que la lucha sirve. Que sin luchar no se consigue nada. Por el camino han quedado miles de compañeros en el paro, Centros Sanitarios modélicos cerrados y/o transformados, cierres de cientos de camas, la exclusión sanitaria de miles de usuarios y una pérdida de la calidad asistencial que tenemos que recuperar. Porque aunque el plan quede en el cajón y su máximo impulsor hoy ya no vaya a su despacho, nuestra lucha no ha terminado. La Sanidad Pública Madrileña ha quedado herida. Hay mucho por recuperar, y ese es el objetivo que la Marea Blanca se plantea a partir de hoy. Recuperar el nivel previo a aquel 31 de octubre y mejorar lo que teníamos. Hay que acabar con las derivaciones de pruebas diagnósticas y cirugías a la sanidad privada mientras nuestros Hospitales agonizan sin actividad. Hay que conseguir que un Servicio Público esencial funcione al 100%. Hoy celebramos. Mañana continuamos luchando.

 

SÍ SE PUEDE. LUCHANDO Y PARTICIPANDO, SE PUEDE.