El pasado 16 de diciembre FESITESS Madrid, como miembro activo de la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública Madrileña (MEDSAP), participó en la convocatoria de la decimocuarta Marea Blanca. Como cada tercera semana de cada mes y desde el inicio del proceso privatizador de la Sanidad Madrileña, miles de profesionales y ciudadanos salieron a protestar contra los planes del Gobierno de la Comunidad de Madrid.

En esta ocasión la convocatoria reunía a la Marea Blanca, la Marea Roja (Ciencia) y la Marea Verde (Educación), tres sectores gravemente afectados por la política de recortes y en los que los Técnicos Superiores Sanitarios tenemos protagonismo y demandamos mayor presencia.

La paralización del proceso de privatización en los tribunales no está siendo obstáculo para que desde la Consejería de Sanidad se continúe desmantelando la Sanidad Pública Madrileña, trasvasando pacientes y pruebas diagnósticas a Clínicas privadas, mientras la actividad en los Hospitales Públicos ha descendido de una forma alarmante.

Si como Técnicos, como ciudadanos y como pacientes ya sufrimos una situación crítica con la puesta en práctica de políticas encaminadas a destruir el Sistema Público de Servicios, en el ámbito Sanitario nos enfrentamos en estos días a nuevas amenazas. El desmantelamiento del Hospital Carlos III, con su transformación en un Hospital de media estancia y la integración de sus servicios en el Hospital La Paz, conlleva la desaparición del Laboratorio, dejando sólo en Carlos III una parte de Microbiología, insuficiente en nuestra opinión para atender las necesidades asistenciales de los pacientes y de la Unidad del Viajero, que permanecerá en el centro. Este Hospital, que la propia Consejería de Sanidad todavía publicita como Centro Nacional de Investigación Clínica y Medicina Preventiva, era referencia nacional para determinadas enfermedades y entre su actividad asistencial e investigadora incluye unidades específicas  de VIH, Enfermedades tropicales, Adopciones internacionales, Unidad del Viajero, Vacunación internacional y Unidad de Tabaquismo. Más de una treintena de Técnicos de Laboratorio dejarán de realizar su trabajo en este centro para marchar a La Paz. Desaparece también Anatomía Patológica, y el Servicio de Imagen para el Diagnóstico también quedará mermado al trasladar una gammacámara al Hospital Universitario de Getafe, por lo que tememos que la actividad en Medicina Nuclear desaparece. Radiología también va a ver reducida su actividad con la transformación del Hospital y el traslado de gran parte de su personal y servicios a La Paz.

Un total de 52 Técnicos Superiores Sanitarios forman parte de la plantilla de este Hospital, centro modélico que pierde sus señas de identidad con los planes del Gobierno de Madrid.

También se ha hecho público que la Consejería de Sanidad va a privatizar las donaciones sanguineas, entregando su gestión a Cruz Roja a partir del 1 de enero de 2014, por un importe de 9.3 millones de euros al año. El futuro del Centro de Transfusiones de la Comunidad de Madrid , con TSLDC encargados del procesamienrto de la sangre, está en el alero. Como ha denunciado la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), se teme que Cruz Roja (institución privada, cuyo actual presidente está imputado en el caso Bankia) firme un acuerdo con la farmaceútica Grifols, encargada de la fabricación de hemoderivados en España, y cuyo presidente ha solicitado al Gobierno Central la legalización del comercio de sangre e incluso se ha comprometido “a pagar 60 o 70 euros por donante a la semana, lo que sumado al (cobro de la prestación por el) paro es una forma de vivir”. En manos de estos mercaderes se pone la sanidad madrileña.

Y continúa la huelga indefinida de las Trabajadoras de la Lavandería Central, con los que FESITESS Madrid se solidariza y apoya. Tras su privatización se les va a reducir el sueldo un 40% y se anuncia el despido de 300 efectivos por la empresa Flisa, de la Fundación ONCE, la Organización Nacional de Ciegos. Ver para creer.