El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) ha anulado la decisión de 2013 de la Consejería de Sanidad de jubilar de manera forzosa al personal sanitario con más de 65 años, tomada el 7 de junio de 2013. Una sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo, aparecida este lunes, considera que la medida “es contraria a derecho” por vulnerar diferentes principios.

El personal afectado por las jubilaciones forzosas (alrededor de un millar) deberá ser readmitido y tendrá que recibir los sueldos no percibidos desde la puesta en vigor de la decisión. Hasta entonces, los médicos que cumplían 65 años podían prolongar su vida laboral hasta los 70, siempre que pasasen un examen del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales, acreditando así que seguían siendo aptos para el puesto.

El TSJCV interpreta que la orden 2/2013 de la Consejería de Sanidad valenciana —la que forzaba las jubilaciones— vulneraba el principio de jerarquía normativa, al contradecir el Estatuto Marco del Personal de los Servicios de Salud, que garantiza el derecho de los trabajadores a permanecer en activo hasta los 70 años. La decisión debería haberse tramitado mediante una norma de mayor rango que una orden. La sentencia afea la “premura y celeridad” observadas en la elaboración de la orden, lo que explicaría el “inadecuado” rango elegido.

La Consejería de Sanidad ha declarado que acaba de recibir la sentencia y que en estos momentos estudia con la Abogacía de la Generalitat las medidas a tomar.

Fuente: EL PAÍS